Thursday, May 31, 2018

Nathy + Window, Guanabacoa, Cuba, 2017


It has taken me over a dozen years to begin to see below the surface on the island, and in those dozen years the families have bestowed upon me the deepest of honors: access to their most precious, their children. While I do enjoy walking the streets and making the random portraits, it is these lifelong relationships which fuel my drive to return year after year.

A single portrait of a laborer in the streets of Havana is priceless, but to have these children call me while on the island for a session is beyond my capacity to describe. Over the last few years, the number of tourists with cameras on the island has exploded.

This past year, one question kept creeping up on me: has the sentiment between photographer and subject on the streets disappeared in the city? Years ago, when I walked around with my camera on a tripod, the reaction was much less skeptical and much more inquisitive. The past few years have proven the reverse for me, while my relationships with the families has proven to be the best of investments.

Such a relationship is the reason behind this young dancer's portrait. On this afternoon her father called to tell me that the weather looked good, and we might have a chance at an afternoon session. We of course had our cameras with us, and made our way to their home. The parents wanted something different, and so we drove out to the countryside.

It was a familiar neighborhood, but we decided to cross to the other side of the railroad tracks in search of homes. We ran across this one and its owner granted us permission immediately. So we set up our cameras and began at this location first. We were able to use the outside, as well as the inside of the home, making for some memorable images.

She was just magnificent, and showed us how much she had changed over the past few years. Such a session in direct sunlight would have been very difficult for her then, but this year she reveled in the sunlight. She and her family will always have my admiration.

It is my sincerest honor to be given this opportunity, and in six weeks I hope to repeat this session on another glorious afternoon in Cuba!


Note: This image was made with a Sony RX100 III.
___________________________________

Me ha llevado más de una docena de años comenzar a ver debajo de la superficie de la isla, y en esos doce años las familias me han otorgado los honores más profundos: acceso a sus seres más preciados, sus hijos. Si bien disfruto pasear por las calles y hacer retratos al azar, son estas relaciones de por vida lo que alimenta mi impulso de regresar año tras año.

Un solo retrato de un obrero en las calles de La Habana no tiene precio, pero hacer que estos niños me llamen mientras estoy en la isla para una sesión está más allá de mi capacidad para describirlo. En los últimos años, el número de turistas con cámaras en la isla se ha disparado.

El año pasado, una pregunta me siguió: ¿ha desaparecido en la ciudad el sentimiento entre el fotógrafo y el sujeto en las calles? Hace años, cuando caminaba con mi cámara en un trípode, la reacción era mucho menos escéptica y mucho más inquisitiva. Los últimos años han demostrado lo contrario para mí, mientras que mis relaciones con las familias han demostrado ser las mejores inversiones.

Tal relación es la razón detrás del retrato de esta joven bailarína. Esta tarde, su padre llamó para decirme que el clima se veía bien, y que podríamos tener la oportunidad de una sesión de la tarde. Por supuesto, teníamos nuestras cámaras con nosotros y nos dirigimos a su casa. Los padres querían algo diferente, así que salimos al campo.

Era un vecindario familiar, pero decidimos cruzar al otro lado de las vías del tren en busca de casas. Nos encontramos con este y su propietario nos dio permiso de inmediato. Así que configuramos nuestras cámaras y comenzamos en este lugar primero. Pudimos usar el exterior y el interior de la casa, creando algunas imágenes memorables.

Ella fue simplemente magnífica, y nos mostró cuánto había cambiado en los últimos años. Tal sesión en la luz del sol directa habría sido muy difícil para ella entonces, pero este año ella se deleitó en la luz del sol. Ella y su familia siempre tendrán mi admiración.

Es un honor sincero que me den esta oportunidad, ¡y en seis semanas espero repetir esta sesión en otra tarde gloriosa en Cuba!